Truenos.

Truenos en la noche. Todo tiembla y lo peor es el temblor del alma cuando esta inquieta y no duerme,cuando libra sus batallas con la espada manchada de sangre, sangre que no se puede limpiar, pues es la propia. Golpea en la oscuridad y tus ojos se ciegan al centelleo de los rayos, luz queSigue leyendo “Truenos.”

Tras la ventana.

Llovía sin parar y ella seguía tras la ventana. Miraba fijamente el banco que estaba bajo la gran acacia de la plaza mientras el agua recorría el cristal dibujando caprichosos surcos que se perseguían entre si. Con sus manos acariciaba como queriendo tocar aquellas gotas mientras de sus ojos brotaban lágrimas que se asemejaban aSigue leyendo “Tras la ventana.”

Un lugar equivocado.

Siempre estaba mascando ese asqueroso tabaco. El líquido mezclado con su saliva escurría por su babosa boca y eso a el parecía gustarle cuando las personas que estaban a su alrededor ponían gestos en su cara de desaprobación y bajaban la cabeza. Entonces era cuando el mascaba más rápido y se reía con voz socarrona.Sigue leyendo “Un lugar equivocado.”