Corazón de lluvia.

Aquella lluvia no dejaba de sonar en el capó de su coche. Pensativo, observando la noche y el mar desde su vehículo pensaba en que la vida pasa muy deprisa. Las rachas de viento azuzaban el agua contra los cristales y le sumían en un profunda concentración. Cerró los ojos, y pensó en su vida, aSigue leyendo «Corazón de lluvia.»