Velas al viento.

El aire sopla con fuerza, lo notas, es el momento de extender las velas y dejar que se inflen al máximo para descubrir un nuevo rumbo navegando sobre el impetuoso mar del destino. El destino es como el océano, inmenso, impredecible,cambiante, con olas que golpean la embarcación de tu vida. Tu vas montad@ en esaSigue leyendo «Velas al viento.»

El mascarón de proa.

Apenas podía abrir los ojos. Quemados por la sal y sol en mitad del mar lo único que le separaba de la muerte era un pequeño trozo de madera vieja. Ya había perdido la noción de cuanto tiempo llevaba a la deriva  puede que mas de 4 o 5 días , demasiados para un cuerpo que ya no podía mantenerseSigue leyendo «El mascarón de proa.»