La gota.

Este relato corto lo dedico a Maite, una gran amiga, luchadora, creadora de sueños que lucha por cumplir, e incansable luchadora. Maite tú eres esa gota .  Llueve, llueve a cántaros , las gotas no paran de golpear en el cristal de mi vieja furgoneta . Tengo que detenerme porque me es imposible ver másSigue leyendo “La gota.”

Reflexiones del sentido.

En sus manos un puñado de tierra. Lentamente la iba dejando caer en el suelo de donde la había recogido, como si de un reloj de arena se tratase, los pequeños granos mezclados con piedras y briznas de hierbas volaban antes de tocar el suelo. Cuando cayó el último granito, tomó otro puñado e hizoSigue leyendo “Reflexiones del sentido.”

Truenos.

Truenos en la noche. Todo tiembla y lo peor es el temblor del alma cuando esta inquieta y no duerme,cuando libra sus batallas con la espada manchada de sangre, sangre que no se puede limpiar, pues es la propia. Golpea en la oscuridad y tus ojos se ciegan al centelleo de los rayos, luz queSigue leyendo “Truenos.”

Tras la ventana.

Llovía sin parar y ella seguía tras la ventana. Miraba fijamente el banco que estaba bajo la gran acacia de la plaza mientras el agua recorría el cristal dibujando caprichosos surcos que se perseguían entre si. Con sus manos acariciaba como queriendo tocar aquellas gotas mientras de sus ojos brotaban lágrimas que se asemejaban aSigue leyendo “Tras la ventana.”

Lágrimas de metal.

Notó un fuerte sabor metálico en su boca a la vez que un ligero temblor en su mejilla sacudida por el leve roce de una lágrima que escapó prisionera de sus ojos. Sentada en aquel tronco milenario que un día fue hermoso y grande y hoy no era mas que un viejo recuerdo, ni siquieraSigue leyendo “Lágrimas de metal.”

El sonido de la lluvia.

Me gustaría ser lluvia. Dejarme caer y ser cada gota que inunda la tierra, convertirme en torrente que arrastra las piedras y crea con su sonido notas mágicas de ensueño. Ser parte de la nube que se acerca sigilosa y descarga su llorar entre las calles. Cierra los ojos y conviértete en ella..escúchate a ti mismo ySigue leyendo “El sonido de la lluvia.”

Corazón de lluvia.

Aquella lluvia no dejaba de sonar en el capó de su coche. Pensativo, observando la noche y el mar desde su vehículo pensaba en que la vida pasa muy deprisa. Las rachas de viento azuzaban el agua contra los cristales y le sumían en un profunda concentración. Cerró los ojos, y pensó en su vida, aSigue leyendo “Corazón de lluvia.”