Reflexiones del sentido.

En sus manos un puñado de tierra. Lentamente la iba dejando caer en el suelo de donde la había recogido, como si de un reloj de arena se tratase, los pequeños granos mezclados con piedras y briznas de hierbas volaban antes de tocar el suelo. Cuando cayó el último granito, tomó otro puñado e hizoSigue leyendo «Reflexiones del sentido.»

Las piedras parlantes.

Un torreón era lo único que quedaba de aquel castillo que en su día ocupo todo una gran extensión de terreno. Los lugareños lo habían ido desmontando piedra a piedra para construir sus casas. El viejo castillo ya no tenía ninguna utilidad pues en los momentos en los que se encontraba actualmente ya la guerra,Sigue leyendo «Las piedras parlantes.»