El precipicio.

No saltes… Era la frase que golpeaba su cabeza una y otra vez, como un mensaje en estéreo que con grandes altavoces resonaban una y otra vez en su cerebro. ¨No lo hagas¨la orden seguía con ligeras variaciones buscando una reacción que hiciera girar su cabeza y mirar lejos de aquel terrible precipicio donde soloSigue leyendo «El precipicio.»

Caída libre.

Estaba sentada en el borde de aquel precipicio, desnuda,con la lluvia golpeando en su cuerpo mientras las lágrimas recorrían sus mejillas y el hipo del llanto acompañaba su triste pesar. Observaba desde aquel alto acurrucada con sus piernas sobre su pecho la enorme distancia que existía entre ella y el suelo que se perdía entreSigue leyendo «Caída libre.»