Reflexiones del sentido.

En sus manos un puñado de tierra. Lentamente la iba dejando caer en el suelo de donde la había recogido, como si de un reloj de arena se tratase, los pequeños granos mezclados con piedras y briznas de hierbas volaban antes de tocar el suelo. Cuando cayó el último granito, tomó otro puñado e hizoSigue leyendo «Reflexiones del sentido.»