El precipicio.

No saltes… Era la frase que golpeaba su cabeza una y otra vez, como un mensaje en estéreo que con grandes altavoces resonaban una y otra vez en su cerebro. ¨No lo hagas¨la orden seguía con ligeras variaciones buscando una reacción que hiciera girar su cabeza y mirar lejos de aquel terrible precipicio donde soloSigue leyendo «El precipicio.»