Nunca truena eternamente…

Los motores del avión comenzaron a rugir. Aquel zumbido le recordaba la última tormenta que pasó en la selva, oculto bajo una vieja tienda de campaña mientras el agua golpeaba en la lona como si fuera el fin del mundo acompañada por los truenos que hacían de la noche un mundo siniestro a la vezSigue leyendo «Nunca truena eternamente…»

Bucle.

El despertador comenzó a sonar con fuerza. Era imposible no saltar de la cama, pero el frío que hacía dentro de la casa hacía que se acurrucara mas y mas dentro de las mantas. De nuevo volvió a sonar, esta vez si que era el último aviso, tenía que levantarse, no quedaba otra opción. HacíaSigue leyendo «Bucle.»

Un lugar equivocado.

Siempre estaba mascando ese asqueroso tabaco. El líquido mezclado con su saliva escurría por su babosa boca y eso a el parecía gustarle cuando las personas que estaban a su alrededor ponían gestos en su cara de desaprobación y bajaban la cabeza. Entonces era cuando el mascaba más rápido y se reía con voz socarrona.Sigue leyendo «Un lugar equivocado.»

La maleta.

El anden estaba vacío al igual que la pequeña sala de espera. Solo unas hojas revoloteando en su interior movidas por el torbellino de aire que se coló por una de las ventanas rotas, las hojas giraban y giraban dando vueltas sobre si creando formas caprichosas movidas por el viento. Los bancos estaban vacíos ya desde hacíaSigue leyendo «La maleta.»